2028 East 4th Ave, Hialeah, FL, 33010, United States



Sobre Nuestro Sello o Emblema




EL EMBLEMA DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA
          El emblema o sello de la Sociedad Teosófica consiste de siete elementos que representan una unidad de significado. Combina símbolos tomados de varias tradiciones religiosas alrededor del mundo para expresar el orden del universo y la unidad espiritual de toda vida. A continuación se expone una descripción de cada uno de estos elementos por separado.

LA PALABRA SAGRADA

          Al tope del emblema esta la palabra sánscrita Om, una palabra muy sagrada en la India, usada por hindúes, budistas y otros. No puede ser traducida al español porque tiene significado simbólico en lugar de ordinario. Es pronunciada como una sola silaba, "om," pero se la escribe con tres letras en sánscrito: a, u y m- siendo au la forma en que el sánscrito escribe el sonido o. Es pues la suprema unidad manifestándose en una forma trina. Es la trinidad, la cual se encuentra no solo en el cristianismo, sino también en el hinduismo, el budismo, y realmente por todo el globo en muchas religiones.

          Como Palabra Sagrada, Om es similar al termino griego logos, adoptado por los cristianos primitivos para simbolizar el orden divino manifestado en el universo: "En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios." Es la palabra que crea, sostiene y transforma la totalidad del cosmos: la palabra eternamente pronunciada por Dios.

          Incluso la forma de las letras sánscritas es simbólicamente interesante. Lo que parece un “3” conectado a lo que parece una letra griega pi (Π) es la letra sánscrita a, la cual es así escrita en dos dimensiones. La pequeña línea curva sobre la parte de la letra a que parece una pi es la letra u, la cual es uni-dimensional. Y el pequeño punto es la letra m, que no tiene dimensiones. Según las letras de la palabra om progresan de una a otra, se vuelven más pequeñas en dimensión, terminando finalmente con el punto primordial, la singularidad desde la cual se expande todo el universo al momento del Big Bang.

          El Om se encuentra en la parte superior del símbolo porque simboliza lo Absoluto expresándose como la inteligencia divina tres-en-una o logos de la cual emana el universo y a lo cual, al final del tiempo, regresa. El gran trabajo devocional hindú, el Bhagavad Gita, dice que la palabra Om debiera comenzarlo todo, porque simboliza el origen divino de todas las cosas.

LA CRUZ GIRANTE

          Debajo de la palabra Om hay una cruz girante dentro de un círculo. Es un símbolo muy antiguo, que se puede encontrar por todo el mundo – en India, entre los indios americanos, y en otras muchas culturas alrededor del globo. En sánscrito se la llama swástica, que significa “bueno.” Viene de la palabra swasti “bienestar,” que a su vez viene de su “bien” y de asti “eso es.” En el uso popular en la India, se la considera un símbolo de buena suerte. En la Europa medieval fue usada por los cristianos y llamada gammadion (porque esta hecha de cuatro letras gamma) o en Inglaterra un fylflot porque fue usada como diseño para llenar (en Ingles “fill” – fyl) el pie (en Ingles “foot” – fot) de las ventanas con vitrales.

          Los Nazis adoptaron este antiguo símbolo sagrado (el cual ellos llamaron Hakenkreuz o “cruz doblada”) y pervirtieron el significado de esta, muy del mismo modo en que el Ku Klux Klan en los Estados Unidos adopto la cruz y pervirtió su significado como símbolo de odio e intimidación. Pero la swástica es aun usada como símbolo sagrado en todo el mundo, por ejemplo, por los Jaina de la India, cuya religión esta dedicada a la inocuidad.

          Todas las cruces simbolizan algún aspecto de la manifestación. La svástica es una cruz girante, su movimiento a favor de las manecillas del reloj (hacia la derecha, en dirección de la trayectoria del sol, o - en Ingles – daesil) sugiere las fuerzas dinámicas de la creación. Así pues la swástica representa el gran proceso de devenir, el cual produce el mundo en el cual vivimos. Simboliza lo que los astrofísicos llaman la expansión del universo. Cuando la svástica es representada como girando en la dirección opuesta (la de la Hakenkreuz Nazi), simboliza las fuerzas de la contracción o destrucción que producen el fin de un mundo cuando este ha completado su evolución. La svástica girando en dirección opuesta no es maligna, sino que es meramente un símbolo de la terminación de las energías creativas y del proceso de llegada al fin.

          El circulo que rodea la swástica es lo que se llama el “anillo no se pasa” (en Ingles: ring-pass-not), es decir, la frontera alrededor de nuestro universo y dentro de la cual las fuerzas creativas constantemente giran y hacen evolucionar la vida. El centro de la svástica girante, sin embargo, esta inmóvil. Cuando estamos allí, estamos, como T. S. Elliot dijo en Burnt Norton, “en el punto inmóvil del mundo girante.” Es el punto de calma y paz en medio del mundo constantemente cambiante a nuestro alrededor.

          La svástica rodeada de un circulo, que simboliza el mundo en su aspecto dinámico del devenir, esta justo debajo del símbolo Om, el cual representa lo eterno y absoluto de donde emana el mundo. La disposición de estos en el sello es por tanto significativa. Este mundo cambiante depende o pende del incambiable absoluto. Además, el resto del sello, que representa aspectos particulares de este mundo en evolución, se expande desde la svástica rodeada por el círculo. El resto del sello nos da, como si dijéramos, una mirada más de cerca al proceso simbolizado por la cruz girante, el proceso que tiene lugar en su interior.

EL OUROBOROS

          Inmediatamente conectada con la cruz girante esta una serpiente tragándose su propia cola. Este símbolo fue llamado ouroboros por los antiguos gnósticos y alquimistas griegos. El círculo que forma es una reafirmación del círculo alrededor de la swástica, representando el límite del universo, y el hecho de que pasa a través de la swástica en el círculo sugiere que la serpiente y todo lo que esta rodea son parte de la energía creativa de la cruz girante.

          La serpiente que se traga su propia cola también representa los ciclos de la naturaleza, la eternidad limitada del mundo, y el orden infinito de la vida. Una de la ideas que sugiere es lo que T. S. Elliot expreso en su poema East Coker: “En mi comienzo esta mi fin,” es decir, la ley y el orden se hayan por todas partes en el universo y en la vida humana, así que el fin de todo esta implícito en su comienzo.

          En occidente, la serpiente o el dragón es a veces interpretado como símbolo del mal o de la tentación, pero en el oriente, es generalmente un símbolo de sabiduría, longevidad y felicidad. En China, el dragón o la serpiente alada en una figura muy favorable. En la tradición hindú, los nagas o serpientes son guardianes del bien, y los hombres santos son llamados “nagas.” Incluso en occidente, la serpiente es asociada con la sabiduría; Cristo aconsejo a sus seguidores ser “sabios (o prudentes) como serpientes y mansos como palomas.”

          La serpiente es también un símbolo de sanación, es decir, de salud o bienestar. Moisés curo a los enfermos entre los Hijos de Israel en el desierto haciéndoles mirar fijamente una serpiente encendida colocada en un palo.

          Los Padres de la iglesia cristiana interpretaron esa serpiente como un símbolo anticipatorio de Cristo en la cruz. Y una o dos serpientes enroscadas en una vara son incluso hoy día un símbolo de las profesiones medicas. El hecho de que la serpiente mude su piel todos los años la convierte en un emblema del proceso cíclico del mundo y de la renovación de la vida, esto es, de la resurrección. Y así de este modo nuevamente la serpiente es un análogo de Cristo y de los procesos transformativos por los que todos tendremos que pasar.

LOS DOS TRIANGULOS

          El área dentro del círculo de las serpientes representa la totalidad del universo y todo dentro de Él. En versiones a color del sello, es usualmente azul, pasando de un azul cielo o claro en el tope a un azul oscuro, casi marino, en el fondo. Ese azul representa el cielo cósmico, no simplemente el cielo físico que vemos, sino toda la escala de sustancia material en el universo, desde la materia rarificada, sutil en la “cima” del universo a la sustancia grosera, densa en el “fondo.” Este trasfondo coloreado no es realmente parte del sello, pero añade su propio significado a la totalidad del símbolo, como lo hacen los varios otros colores usados en algunas versiones del sello.

          Sobre ese trasfondo del universo hay dos triángulos entrelazados, otro símbolo que se haya en todo el mundo. El hexagrama o estrella de seis puntos que estos forman es universal y tiene muchos significados. Se lo encuentra en el judaísmo como el Sello de Salomón o el Escudo de David (magen david), pero el símbolo también se haya en la India, entre los gnósticos y alquimistas, y en todas partes del mundo.

          El triangulo que apunta hacia arriba, el cual es de color claro, simboliza al espíritu o la conciencia. El triangulo que apunta hacia abajo, el cual es de color oscuro, simboliza la materia o sustancia. El hecho de que los dos triángulos estén entrelazados en una afirmación de la interdependencia del espíritu y la materia. Es un concepto teosófico básico que cada partícula de materia en si tiene conciencia y que cada chispa de conciencia funciona a través de una forma material. La materia y el espíritu son mutuamente dependientes. Ninguno de los dos puede existir sin el otro.

          La idea de que la materia y el espíritu son dos lados de la misma moneda se ve reflejada también en la teología cristiana tradicional. Esta sostiene que al final de los tiempos habrá una “resurrección general,” cuando todos los cuerpos muertos serán devueltos a la vida y unidos con las almas de las cuales fueron separadas al momento de la muerte. Así pues en la Eternidad, dice la teología cristiana, nuestras almas y cuerpos estarán de nuevo unidos, así como lo están hoy. El significado interno de la doctrina cristiana de la ultima, general resurrección es el mismo que el de la enseñanza teosófica de la coexistencia mutua de la materia y el espíritu. La realidad es una totalidad, una unidad que se expresa a si misma como espíritu y como materia mientras permanece esencialmente Una. Ese hecho es expresado por los triángulos entrelazados, que, aunque son dos, forman un todo interrelacionado del mismo modo que lo están el espíritu y la materia o la conciencia y la sustancia.

          Es significativo que se usen triángulos en lugar de alguna otra figura geométrica para simbolizar al espíritu y a la materia. El espíritu y la materia son ambos trinos en sus naturalezas. El espíritu o la conciencia tiene tres aspectos: la realidad de ser, la conciencia de la existencia de otros, y la actividad gozosa. En el hinduismo estos son llamados sat (ser), chit (conciencia), y ananda (bienaventuranza), tres términos a menudo expresados conjuntamente como satchidananda para simbolizar la unidad de estos tres aspectos. En la filosofía platónica son llamados lo Bueno (o el Bien), lo Bello y lo Verdadero. En la Francmasonería son llamados Sabiduría, Fortaleza y Belleza. En el cristianismo corresponden a las tres Personas divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y a las tres virtudes sobrenaturales: fe, esperanza y caridad (o amor).

          La materia del mismo modo tiene tres aspectos: estabilidad, actividad y regularidad. En el Hinduismo se habla de ellas como de las tres “hebras” (gunas) de las cuales es tejida la materia: tamas o inercia, rajas o actividad, y sattva o armonía. Corresponden a los tres elementos alquímicos de sal, mercurio y sulfuro, y son representados por los tres colores negro, rojo y blanco (u oscuro, brillante y claro), que son los colores básicos que se encuentran por todo el mundo.

EL ANKH

          En el centro de la estrella de seis puntas del espíritu y la materia esta la cruz egipcia o ankh, que simboliza la vida. Los seis puntos de los triángulos y el ankh en el centro representan los siete principios del universo. O, si pensamos en el hexagrama como teniendo doce lados o doce puntos (seis para afuera y seis para adentro), el centro es el elemento decimotercero, correspondiente a Cristo entre los apóstoles, Hércules en sus labores, etc. El ankh también representa la idea de que la vida es el resultado de la interacción del espíritu o la conciencia (el triangulo que apunta hacia arriba) y la materia o sustancia (el triangulo que apunta hacia abajo)

          El ankh es también llamada una cruz ansatica, es decir, una cruz “con un asa.” Las figuras humanas o divinas en el arte egipcio son a menudos presentadas sosteniendo el ankh por su lazo o “asa.” Cuando funcionamos de un modo totalmente humano, con el espíritu y la materia balanceados, tenemos, como si dijéramos, tomada la vida por el mango, o el asa.

          Puesto que el ankh consiste de una cruz tau (o T) con un circulo en el tope, combina los significados de la regla T y del circulo. La regla T es un instrumento usado por los dibujantes y los arquitectos para dibujar líneas paralelas (simbólicamente, para reconocer paralelismos y analogías) y como soporte para triángulos al dibujar ángulos (simbólicamente, para servir de base a todas las triplicidades de espíritu y materia). Como todas las formas cuadradas, también representa la materia. El círculo representa al espíritu. La regla T y el circulo combinados son pues otra representación del espíritu y la materia interactuando y produciendo la vida por medio de su interacción.

          Así pues el ankh repite en un registro inferior el simbolismo ya expresado por los triángulos entrelazados, la serpiente, y la swástica dentro del círculo. Todos esos elementos hablan de las conexiones mutuas entre el espíritu y la materia como expresiones del la fuente divina, simbolizada por el Om como corona. La repetición, con variación de detalles, de los mismos significados simbólicos por estos diferentes elementos es una declaración de las correspondencias que existen por todo el universo. El mundo es finalmente uno y completo, es coherente, y esta lleno de significado en todas sus partes. Eso es lo que el sello esta también expresando en su totalidad.

EL LEMA


"No Hay Religion Mas Elevada que La Verdad"


          Alrededor del fondo de la serpiente hay un lema: “No hay religión mas elevada que la verdad.” Es una traducción al español de un lema sánscrito, una palabra del cual tiene significados especiales que arrojan luz sobre todo el lema. El lema sánscrito original es Satyan nasti paro dhamah, lo cual podría también traducirse como “Nada es mas grande que la verdad.” Las primeras tres palabras pueden ser traducidas literalmente así: satyan “que la verdad,” nasti “no es,” paro “mas allá, mas grande, mas elevado.” Dharmah es difícil de traducir porque significa tantas cosas. Su significado raíz es “lo que esta establecido o es firme.” Y de ese sentido raíz básico irradian otros significados tales como “ley,” “costumbres,” “deber,” “moralidad,” “justicia,” “religión,” “enseñanzas o doctrina,” “buenas obras,” y “naturaleza esencial.”

          El lema no se refiere específicamente a aquello que entendemos por religión. Sino que esta diciéndonos que ninguno de nuestros compromisos o convenciones sociales o ideas pueden estar a la altura de la realidad de lo que realmente es. La realidad es más grande que cualquiera de sus partes y esta más allá de todas nuestras nociones sobre ella. Al expresar esto, el lema en el fondo del sello dirige nuestra atención de regreso al Om en el tope. Esa palabra es un símbolo de lo que realmente es, de la Verdad. Y así, todo el sello, justo como la serpiente, termina donde comenzó - afirmando la Verdad Suprema que une a todas las cosas.