2028 East 4th Ave, Hialeah, FL, 33010, United States


Esconder el anuncio


Bienvenido/a al sitio web de la Logia Teosófica Jinarajadasa



En nuestra web encontrara los materiales necesarios para comenzar o continuar sus estudios de teosofia. Contamos con una biblioteca virtual donde podra encontrar muchos libros de teosofia y muy pronto de otras materias afines, los cuales puede descargar a su computadora o leer en linea.    

Nuestra logia ofrece charlas teosoficas todos los Sabados de 3:00 PM a 4:30 PM. Los temas son variados y estos incluyen: el estudio de libros teosoficos, charlas sobre astrologia, celebracion de efemerides inportantes del mundo teosofico, etc... Estamos convenientemente ubicados en la ciudad de Hialeah. Para saber como llegar visite nuestra pagina de contacto  y encontrara toda la informacion necesaria  incluyendo nuestra direccion postal y un mapa interactivo que le indicara la ruta a seguir para llegar a nuestro local. Lo/a esperamos!

Hermanos, la Logia Jinarajadasa ha recesado sus actividades hasta nuevo aviso para ayudar a minimizar la propagacion del COVID-19 en nuestra area. Por favor continue visitando esta pagina periodicamente para enterarse de cuando reanudaremos nuestras actividades. Tambien puede usar nuestra forma de contacto para solicitar ser añadido a nuestra lista de contactos y asi le notificariamos cualquier progreso que tengamos. A todos muchas gracias y esperemos que esta situacion se pueda normalizar pronto. Nuestros mas elevados pensamientos con aquellos que estan sufriendo de una forma u otra las consequencias de la pandemia.

Fraternalmente,

Directiva,
Logia Jinarajadasa


El Hermano Tim Boyd, Presidente Internacional de la Sociedad Teosofica - Adyar, ha preparado un video con un sentido mensaje sobre este momento de prueba por el que todos estamos pasando. Para verlo haga click aqui. El video esta en Ingles, pero hemos preparado una traduccion al Español; cuyo texto ofrecemos a continuacion:

Un Mensaje sobre el Coronavirus
por Tim Boyd

Saludos a todos,

Les habla Tim Boyd y quería tomar unos minutos de su tiempo solo para compartir algunos pensamientos sobre esta situación, este momento en el que nos encontramos envueltos presentemente. Obviamente, esto es algo que, si usted es como yo, probablemente tenga unos minutos para sentarse y escuchar algunos pensamientos. Si así quisiera, se lo agradecería mucho. Obviamente, muchos de ustedes puede que me conozcan, pero para aquellos que no, me llamo Tim, Tim Boyd y yo tengo un título, el Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica. La Sociedad Teosófica está activa en 70 países de todo el mundo, pero de eso no se trata este video. En realidad, eso es relativamente poco importante porque el virus COVID-19 está activo en muchos más países que eso. Así que me gustaría decir algunas cosas al respecto. Este no es un mensaje organizacional, es un mensaje humano. Y omitiendo cualquier tipo de terminología, hablemos de las cosas que son significativas para nosotros ahora.

Obviamente, en todo el mundo, las personas se han visto ante una situación muy difícil y, en muchos sentidos, innatural. El distanciamiento social es un término que ha entrado en el vocabulario en los últimos días y es algo que para muchos de nosotros es una tendencia nueva y opuesta a lo que es normal para nosotros. En todas partes, esto está causando mucha ansiedad, miedo, y en algunos casos incluso depresión para muchas, muchas personas. Este momento en el que nos encontramos ahora es nuevo. No hay un guion para esto. No hay ejemplos anteriores a los que podamos recurrir para aplicar esas soluciones a lo que estamos enfrentando ahora, es un momento nuevo. Y así, en muchos sentidos, siendo nuevo como es, en cierto sentido, este es un momento completamente creativo. Se requieren nuevos patrones, nuevas formas de pensar. ¿Cómo accedemos a eso? Debido a que mi perspectiva se basa en gran medida en lo que se describe como la tradición de la Sabiduría Eterna, somos conscientes de que todo lo que se llama a sí mismo se denomina sabiduría, ya sea de naturaleza religiosa, filosófica, o si es científica, ello habla de un entorno compartido. Las palabras unidad, unicidad, interdependencia, interconexión son las frases que se usan para hablar sobre la naturaleza de este universo en este mundo que compartimos, en el que vivimos, juntos. Estas son las frases y para muchos de nosotros, particularmente aquellos de nosotros que nos hemos sentido atraídos por una perspectiva teosófica o de sabiduría eterna, estas ideas sobre la unidad son cosas que hemos encontrado muy atractivas. Para la mayoría de nosotros ha sido un ideal; es decir algo que aún no se ha realizado o una teoría muy valorada. Pero creo que una cosa en la que todos podemos estar de acuerdo es que, en este momento de pandemia de Coronavirus, la idea de interconexión, de interdependencia ha ido más allá del ámbito de la teoría. Esto no es una cuestión de especulación, ahora es un hecho demostrado. Alguien estornuda en China y los mercados de valores se desploman en Nueva York. Alguien abraza a un amigo en Italia y 40 millones de personas en California son confinadas en sus hogares, en sus residencias. Un hombre de negocios le da la mano a un asociado en Singapur y se ve la gente muriendo por todo el mundo. En este momento queda indiscutiblemente claro que estamos vinculados entre nosotros, estamos todos juntos en este mundo. Entonces compartimos el mismo aire, compartimos la misma agua, las mismas enfermedades, las mismas curas.

Para aquellos de nosotros que analizamos el asunto tal vez un poco más profundamente, y este es un momento para mirar más profundamente, podemos ver que no solo compartimos estos mismos entornos físicos y comunes, sino que también compartimos un ambiente de emoción, compartimos un ambiente de pensamiento, y todos nosotros estamos continuamente activos participando en agregar a esta corriente. Por lo tanto, más que nada, este es un momento en el que la necesidad es clara y, obviamente hay ciertas cosas que debemos hacer en términos de asesoramiento médico y social, esas cosas que ha escuchado una y otra vez. Haga eso. Pero más allá de eso hay una necesidad más profunda vinculada a todas los demás, y esa es la necesidad de autoconciencia. Nuestra contribución a esta corriente compartida de pensamiento y emoción puede ayudar a purificar la corriente o contaminar la corriente, de la que todos extraemos, en la que todos vivimos. Este es un momento en el que la enormidad de esto puede sentirse paralizante para muchos. El pensamiento común es que, con el mundo en estado tumultuoso ¿qué es lo que mi pequeño yo puede hacer? ¿Cómo puedo influir en esto cuando soy tan pequeño? Este es realmente el lugar donde encontramos nuestra creatividad más profunda. Porque el hecho es que este campo en el que nos encontramos en este momento es uno en el que es posible una gran cantidad de libertad y una gran influencia se hace posible a nosotros. Porque al final, cuando lo reducimos por completo, cada uno de nosotros tiene la última palabra en términos de los pensamientos que pensaremos y las emociones que nos permitiremos magnificar y albergar, si elegimos ejercitar eso. Una cosa a tener en cuenta, este momento como todos los demás pasará. Este "momento de Coronavirus" está aquí con nosotros ahora, está causando una fuerte impresión, pero pasará, todos los momentos lo hacen. Y luego nos encontraremos al otro lado de este virus. A medida que nos acercamos a ese momento, habrá un mundo muy diferente en el que entraremos. Un mundo diferente nos espera al otro lado de esto. Entonces hay dos preguntas que sería bueno que nos hagamos. Primero, ¿cuál es la naturaleza del mundo en el que queremos vivir? ¿Qué es, cómo luce ese mundo, cómo es, cuáles son sus características, cómo actuamos el uno con el otro, cuál es la naturaleza de ese mundo? La segunda pregunta, ¿quién quiero yo ser al otro lado de este momento de pandemia viral? Y de nuevo, estas son cosas en las que debemos pensar por nosotros mismos y tomar decisiones conscientes, decisiones que se convierten en hábitos, hábitos que no se reconocen en su actividad y que tienen una influencia continua. Entonces, ¿cómo lo hacemos? ¿Qué podemos hacer en este momento?

Es importante reconocer por nosotros mismos que, aunque hay innumerables teorías relacionadas con nuestra vida interior y una sensación de paz, innumerables teorías relacionadas con los enfoques de este virus, realmente no estamos viviendo un momento teórico. En este momento para muchos de nosotros hemos pasado años, toda la vida empapándonos en esta práctica de autoconciencia, esta práctica del cultivo, de la realización de estados de paz cada vez más profundos. Entonces, estas son cosas que en este momento necesitamos habernos sumergido en la teoría, pero la naturaleza de la teoría es que es algo que requiere prueba. Este es un momento para aplicar, para probar las diversas teorías, y no requiere una gran elaborada complejidad. De lo único que voy a hablar es de algunas cosas muy simples, muy simples. ¿Qué hacemos?

Creo que particularmente cuando nos sentimos tal vez en cierto sentido impotentes ante una situación, una cosa que siempre parece ayudar es encontrar algo que podamos hacer por otra persona. Es notable el poder inspirador de hacer algo sin que se nos pida, por alguien más. Ya sea que se trate de una llamada telefónica, a ver, muchos de nosotros no somos tan buenos en el teléfono, no lo hacemos tanto. Especialmente hoy en día los mensajes de texto se han convertido en la nueva forma de conversación. Pero ahora, le garantizo que, si llama a alguien confinado a casa por alguna orden del gobierno, sería una llamada bienvenida. Entonces llame a alguien, escriba una carta, conéctese. En un momento de distanciamiento social, tenemos que mantener la cercanía social. Y no podemos hacerlo físicamente en este momento, así que encontramos otras formas. Además, tenemos que cultivar nuestra imaginación. Mi padre llego a vivir una edad bien avanzada y, a medida que iba envejeciendo, siempre fue un hombre activo, pero llegó a la parte en la que le gustaba sentarse y pensar en retrospectiva, y también sentarse e imaginar. Cuando tenía 93 años, 92 años, estaba plantando árboles frutales en su jardín, por lo que le gustaba imaginar su jardín. Entonces podemos imaginar. Mi madre, que siempre fue una mujer muy activa, veía a mi padre sentado, aparentemente mirando hacia el espacio y ella le decía: "Ed, ¿por qué no te levantas y haces algo en lugar de solo sentarte ahí?". Nosotros tenemos este hábito mental, no solo se siente ahí, haga algo. En este momento en particular, una de las cosas que podría recomendar es esto, cambiemos eso. Por supuesto que haremos cosas, por supuesto que encontraremos formas de actuar en el mundo físico, pero al mismo tiempo, permítase este momento, y no solo haga algo, sino también siéntese ahí. Siéntese e imagine un mundo adecuado para el tipo de crecimiento y paz que todos deseamos para nosotros mismos, para nuestros amigos, para nuestras familias, para nuestra nación, amplíelo si puede. Tiene tiempo ahora, así que trate de hacerlo, imagine. Imagínese a sí mismo actuando de la manera que cree que aspira a ser, pruebe hacer esto. No le costará nada. Imagine, porque la acción le sigue al pensamiento. También es probable que la mayoría de ustedes tengan ese libro en el estante que se han estado prometiendo. Tal vez incluso haya sido una resolución de Año Nuevo el leerlo. ¡Léalo! Si es algo un poco más profundo de lo que cree que pueda comprender, léalo y pase las páginas, no tiene que entenderlo todo, léalo. Aprenda algo nuevo, tiene la oportunidad ahora. Estudie algo, cualquier persona que tenga acceso a Internet, si quiere aprender un nuevo idioma, si quiere aprender a tocar un instrumento, si quiere aprender una nueva receta, está ahí para usted, y la única razón por la que no lo está haciendo es porque no está tomando esa decisión. Las cosas básicas para el cuerpo físico, son un requisito. Cuídelo. Permítase descansar lo necesario. Definitivamente haga algún tipo de ejercicio, incluso si solo es el caminar por su apartamento. Comparta algo, enseñe algo a otra persona. Cada uno de nosotros tiene algo para dar que es único. Usted tiene una historia, tiene un entendimiento, tiene un libro que ha leído, tiene el recuerdo de algún tipo de escritura, una película. Ofrézcalo a otros. Y al mismo tiempo, pídale a otros las ofertas que ellos puedan tener para usted.

Aunque a menudo enfatizamos en el poder de dar, el dar es solo tan potente como nuestra capacidad de recibir. Ábrase para recibir de los demás. Y quizás lo más importante de todo, probablemente muchos de ustedes han desarrollado una práctica sustancial de tiempo de quietud, de meditación, de oración. En estos momentos, usted va a necesitar asegurarse de aferrarse a eso. Si no ha establecido tal práctica, comience ahora. Y es tan simple como respirar, si quiere mantenerlo bien básico. En términos de la vida de oración, la simplicidad de ello es hablar hacia el interior, cualesquiera que sean nuestras aspiraciones más altas, y hágalo de forma tal que incluya a todos los demás. Por difícil que parezca, donde tenemos juicios sobre las formas en que se ha manejado esta crisis o sobre la naturaleza del liderazgo en cualquier país en el que nos encontremos, muy a menudo la prueba de la calidad de nuestra vida de oración y meditación es nuestra capacidad para incluir a aquellos con quienes podemos tener fuertes desacuerdos. Que la luz de lo más elevado pueda brillar dentro de ellos, que puedan contemplarla, que puedan ser sanados. Que la bendición que es, pueda abrirse también, pueda brillar en el mundo. Estas son cosas básicas.

Entonces, en este momento hay muchas oportunidades para nosotros. Probablemente esté más lleno que cualquier otro momento. Como ocurre a menudo en el invierno cuando todo parece estar inactivo exteriormente, es cuando la nueva vida se prepara para brotar. Aproveche bien este tiempo. Es una oportunidad maravillosa, y será algo necesario para los próximos desafíos que se encuentran al otro lado de este momento viral. Como siempre es el caso, les deseo lo mejor, estoy muy, muy agradecido por tomarse el tiempo para escuchar y tal vez contribuir con sus propias ideas. Veremos si tal vez podamos desarrollar esto en otra cosa, ya veremos. Pero les deseo a todos lo mejor, cuídense, cuídense los unos a los otros.

Tim Boyd
Presidente Internacional
Sociedad Teosófica - Adyar